¿Cómo se desarrolla una aplicación móvil? Del código al mantenimiento.

Toda aplicación comienza por una idea. Todos tenemos pensamientos, sueños, que deseamos que se transformen en todo un éxito. Pero en la mayoría de los casos no sabemos cuál es la mejor forma de implementarla. Puede que no sepamos cómo transformar esa idea en algo tangible o simplemente no conocemos a nadie que nos pueda orientar en este campo, porque estemos muy perdidos. Lo principal en este caso es contar con un equipo de expertos. Éstos deben comprender las claves más importantes de aquello en lo que se basará tu aplicación. Deben escucharte, saber exactamente qué es lo que tu aplicación aportará al sector y cómo quieres desarrollarlo.  Aunque esto no es nada fácil, por eso son expertos y conocen las características que se deben cumplir para materializar tu idea en una aplicación de éxito. No hay unas reglas universales en las que basarse y seguir al dedillo, pero existen algunas pautas que pueden ayudarte a crear tu aplicación perfecta.

En el desarrollo de aplicaciones móviles no todo consiste en codificación y diseño. Se trata de una conjunción de actividades: planificar, controlar, involucrarse y mantener. Debemos tener en cuenta que tener una buena idea, no lo es todo. Con solo una buena idea, pero que no ofrezca valor a los usuarios o no conteste a una necesidad real del mercado, no servirá de nada. Sin contar con que si nuestra aplicación responde a estas pautas, pero su funcionalidad o experiencia de usuario falla, tampoco estaremos haciendo un buen trabajo. Es por todo esto que a la hora de desarrollar una aplicación móvil de éxito, ofrecer una visión global del proyecto antes de empezar, es clave.

 

Aterrizar la idea en papel

Determinar los objetivos de la aplicación, del negocio y del mercado nos permitirá llevar nuestra idea hacia algo tangible. Estamos hablando de crear una estrategia móvil. En Hasten Group, esta tarea se suele llevar a cabo en reuniones divididas en varios días donde se debe estudiar la idea, identificar métricas KPI reales y objetivas y se discuten los posibles obstáculos o prioridades que tendrá dicho proyecto. Es en ese momento cuando la idea debe aterrizar en el papel y materializarse como algo que se puede hacer. Entonces, se elabora una hoja de ruta donde quedan bien definidos la función que tendrá la aplicación, la estrategia a seguir y el modelo de negocio. Tener un plan es fundamental. Permite al equipo tomar las decisiones necesarias para entregar la aplicación a tiempo o hacer ajustes, si fuera necesario. Manteniendo siempre informado al cliente sobre cualquier cambio que pudiera producirse durante dicho proceso.

 

Diseño

De esta parte depende, en gran medida, el éxito o fracaso de una aplicación. Antes de diseñar, debemos tener en cuenta si ya existe una web como antecedente o no. En el caso de que el diseño empiece desde cero y no haya web, hay que decidir por dónde empezar, ¿la web o la aplicación? En Grupo Hasten creemos en el concepto mobile firts, donde pensar en el móvil como el punto de partido es esencial. De esta forma nos obligamos a centrarnos en el producto y hacer foco solo en lo que tiene sentido en el dispositivo. Así, más adelante será más fácil adaptar lo hecho en el teléfono a una pantalla de ordenador u otros dispositivos.

El proceso de diseño debe basarse en el usuario final. Por esto la elaboración de una buena estrategia y estudio del mercado es fundamental. Estudiar al usuario y saber cómo se va a comportar a la hora de usar nuestra aplicación, permite esclarecer cómo va a ser nuestra aplicación para que la experiencia sea lo más agradable y fácil posible.

Estudiar al usuario y saber cómo se va a comportar a la hora de usar nuestra aplicación, permite esclarecer cómo va a ser nuestra aplicación para que la experiencia sea lo más agradable y fácil posible

No porque nuestro proyecto sea más o menos bonito, conseguiremos mayores descargas en el Apple Store o en Google Play. Lo más importante es ofrecer una experiencia sin fisuras. Si la experiencia es mala, aparte de aumentar las desintalaciones de nuestra aplicación, cosa que es lo peor que nos puede pasar, los comentarios negativos se multiplicarán y el efecto que éstas consiguen en los usuarios es incontrolable. Para el 21% de los profesionales el diseño es lo más importante.  Durante esta etapa, tanto diseñadores como desarrolladores trabajan conjuntamente. En Hasten Group somos conscientes de esta realidad y primero creamos prototipos que serán probados por los usuarios, para posteriormente materializarse en un diseño visual acabado previsto por el desarrollador en forma de pantallas modelo, para la programación del código.

aplicaciones móviles, app, móvil

 

El desarrollo y codificación

Como comentábamos nada más comenzar el artículo, contar con un equipo de expertos es lo que marca la diferencia y supone una disminución del tiempo de desarrollo. Reduce el riesgo y mantiene la practicidad del proyecto. Es en la etapa de desarrollo donde los programadores se encargan de dar vida a los diseños y crear los cimientos donde se apoyará el funcionamiento de la app. Una vez desarrollada la versión inicial, se dedica gran parte del tiempo a corregir errores funcionales para asegurar el correcto funcionamiento. Nuestro desarrollo se basa en el uso de metodologías ágiles. La alta volatilidad de la tecnología hace que el equipo de desarrollo de Grupo Hasten, se adapte constantemente a nuevos terminales, cambios en plataformas o entornos de desarrollo. Por ello, la comunicación y las interacciones en el proceso son fluidas y controlables, como hemos mencionado anteriormente. Además con el propósito de una realimentación rápida, las actualizaciones de la aplicación se van integrando con nuevas funcionalidades según se entrega el proyecto.

 

Fase de pruebas y entrega final

Una vez finalizado totalmente el desarrollo de la aplicación, se pasa a una fase de testeo. Es importante llegar a una versión estable, según lo establecido en las primeras fases del desarrollo. Si es necesario se seguirán reparando los errores que sean necesarios y se elaborarán pruebas para entregar una aplicación publicable y entregable al cliente. El control de calidad es una de las fases más importantes en Hasten Group.

El control de calidad es una de las fases más importantes en Hasten Group. Hasta que no está garantizado el correcto funcionamiento de la aplicación no se hará entrega al cliente ni se publicará en las tiendas de aplicaciones

Hasta que no está garantizado el correcto funcionamiento de la aplicación no se hará entrega al cliente ni se publicará en las tiendas de aplicaciones. En última instancia, cuando la aplicación está lista controlamos el proceso de subida a las tiendas online. Esta es una fase de gran importancia, ya que muchos pasan por alto que si no se gestionan los tiempos óptimamente, la aplicación puede tardar hasta una semana, e incluso más, si es rechazada la solicitud, en subirse a la App Store.

Además en Hasten, estamos especializados en un trabajo que va más allá de dicha publicación. Las acciones ASO y la promoción son parte fundamental en el lanzamiento de una aplicación. El mejor diseño, funcionalidad y experiencia de usuario, no servirán de nada si los usuarios no la encuentran o no la reconocen. Sin una buena visibilidad no habrá retorno de inversión, por ello implementamos la mejor estrategia de mobile marketing que necesita dicho proyecto para conseguir las descargas necesarias, así como la fidelización de usuarios. Tomando este enfoque, puede suponer la diferencia entre el éxito y el fracaso en un entorno de aplicaciones donde la competencia es voraz.

Más información 

Le invitamos a seguir nuestra página de Linkedin, donde se mantendrá informado de las últimas noticias del sector y todas las actualizaciones de la compañía. Hasten Group Linkedin

About This Author

Post A Reply